Posts Tagged ‘álvaro ussía

17
Nov
08

Sin piedad

Repugnantes terroristas. Infectos descerebrados. Matones con sueldo.

Y no me estoy refiriendo a ‘Txeroki’ y a De Juana, que también. Hablo de los gorilas -y con muchísimo perdón de los simios- que, literalmente, le reventaron el corazón a Álvaro Ussía la noche del sábado pasado. Porque no es “un joven” apaleado, como rezan en este mismo momento los titulares de todos los periódicos online. Es Álvaro Ussía -con ese nombre y ese apellido- quien anteanoche perdió la vida a manos de esos tres -ahora sí podemos omitir los nombres- despreciables inhumanos.

Habían sido denunciados, en total, en 12 ocasiones. No es difícil imaginar el número de agresiones sin denuncia que tienen que llevar a sus espaldas. Agresiones de las que, con seguridad, presumen viernes tras viernes y sábado tras sábado ante compañeros con historiales semejantes y los mismos abrigos negros de paño. Sólo podemos esperar que esta, la decimotercera, sea la que les lleve a la cárcel de por vida.

Sí. De por vida.

Porque ninguna diferencia práctica hay entre semejantes asesinos, el etarra más sangriento o el islamista suicida de pensamiento más frío. El problema de los porteros de discoteca viene de lejos y con varios muertos a sus espaldas. Casos similares permanecen todavía en la memoria de muchos y existe cuórum social para que esa ¿profesión? sea regulada ya. Hágase pues y hágase cuanto antes. Y aquí es donde podemos introducir la polémica: y establézcase la cadena perpetua para este tipo de delitos (y, ya de paso, para otros cuantos, claro). Porque no tiene ningún sentido intentar que esta gentuza se reintegre en la sociedad. Porque muchos no queremos que se reintegren. Simplemente, no los queremos. Pueden pudrirse en la cárcel; podremos vivir con el come-come de qué hubiera sido de ellos si hubieran tenido oportunidad de reinsertarse.

Y, llevándole la contraria hoy a David Torres en El Mundo, no; la de portero de discoteca no es una “profesión tan honorable”. Es un nido de asesinos. ¿Hacia ellos? Ningún tipo de piedad.