Posts Tagged ‘eeuu

06
Nov
08

Falta de ideario y males menores

La especie humana tiene verdadera afición a clasificarse. Tanto, que en ocasiones llega incluso a la adicción. Clasificopatía, podríamos llamarlo. Yo soy rojo; pues yo verde. Yo moreno; pues yo rubio y casi, casi te diría que albino. Yo soy de playa, sombrilla, chiringuito, niños y abuela; pues yo de tienda de campaña, monte, piedras y bichos hasta la muerte. Y, además, nos encanta alardear de ello. Nos sentimos enormemente satisfechos cuando todo el mundo sabe lo que somos y si, ya de paso, hay algo de roce, una pincelada de discusión y podemos quedar por encima del que tenemos enfrente -ya sea con o sin argumentos-, mejor que mejor. 

¿Y a qué viene todo esto? Pues a la obamitis fatal que asola el globo. Quien más y quien menos se ha posicionado con alguno de los candidatos a la presidencia de EEUU. No es tan sorpresivo que la derecha se inclinara en favor de McCain. Lo que es, hablando en plata, pa’ mear y no echar gota es que la izquierda lo haya hecho con Obama. Sólo hay tres factores realmente importantes en su victoria: la salida de Bush, la llegada de un afroamericano -o sea, un negro- a la presidencia de los Estados Unidos y la altísima -vamos a dejar lo de masiva a un lado, que estamos desgastando la palabra- participación registrada. Todo lo demás sobra. 

Sobra porque, como todo el mundo debería saber -lo malo aquí es que no todo el mundo lo sabe, por eso hay que repetirlo-, en los EEUU la izquierda no existe. No ha ganado la izquierda, no. Ha ganado la derecha más o menos moderada -si es que estar a la derecha del Partido Popular puede llamarse moderado-. Que sí. Que ya sé que es, de los males, el menor. Pero eso no justifica nada. Obama ha sido tajante en algunos aspectos: tiene claro que los lobbies judíos no van a perder poder durante su mandato -es más, van a aumentarlo-, es defensor de la pena de muerte en determinados supuestos -¡de la pena de muerte!-, no dudaría un momento en invadir el país que hiciera falta… y así podríamos seguir hasta hartarnos. ¿Este tipo de políticas son las que merecen el apoyo del Partido Socialista de España? ¿Estas son las políticas que provocan la lágrima en Iñaki Gabilondo? ¿Las que tienen a los medios izquierdistas del mundo entero rendidos a los pies del presidente electo?

Pues miren ustedes, no. Yo no comulgo con ruedas de molino. No me siento identificado en la figura de Obama, ni le habría votado si hubiera podido. Antes de clasificarme prefiero echarle un vistazo a mis principios y mis ideas. Podrán gustar más o menos, pero son mías, salidas de esta cabecita que a veces hace cosas bien y otras veces las hace mal -pero por lo menos piensa-.

El mal menor, dicen. ¿No es precisamente Obama el que quiere cambiar el mundo? Entonces, ¿por qué no empieza cambiando el sistema electoral de su país para dar cabida a más voces? Porque existen otros partidos, ¡claro que existen!, pero no suelen obtener representación. Y me juego el cuello a que no se debe a que no haya gente que votara sus programas. Amigos, algo falla.

El bipartidismo es dañino para la pluralidad y la democracia. Muy dañino. Pero más dañina es la estupidez humana y esa ridícula costumbre de ponernos de uno u otro lado sin meditar.

Anuncios
19
Oct
08

Irreconocibles

Así estamos todos últimamente: irreconocibles. Y yo el primero. En la vida había abierto -ni mucho menos leído- los suplementos dominicales de economía de los periódicos -las páginas salmón, vamos- y ahora los devoro como si de blogs de extrema derecha se tratase -uno es así de masoquista-. Los líderes mundiales se reúnen varias veces por semana -¿cuánto cuesta cada reunión?-, EEUU quiere seguir el tipo de medidas contra la crisis que se han decidido aplicar en Europa y ‘La Razón’ defiende a capa y espada una decisión del Gobierno (la de inyectar esa recua de millones a los bancos). Lo dicho: irreconocibles.

Y, mientras tanto, los presuntos expertos en economía a escala mundial se contradicen. Los liberales -si es que todavía puede hablarse de su existencia- hablan de moderar el gasto público. Los socialdemócratas, de aumentarlo lo que haga falta. Y todos son expertos y aquí paz y después de gloria. Uno acaba por no entender nada; las cosas como son.

Ahora bien, quienes ponemos a las personas por delante del dinero sólo podemos asentir ante determinadas declaraciones. Dice hoy Paul Krugman -premio Nobel de Economía- en las páginas de El País que la mejor salida para la crisis es el aumento del gasto estatal. Sugiere “proporcionar prestaciones ampliadas a los desempleados” -lo cual ayudará a las familias poniendo dinero en sus bolsillos que, seguro, gastarán-, “proporcionar ayuda de emergencia a los gobiernos estatales [él habla sobre EEUU] y locales” -para que no tengan que recortar servicios públicos y no se destruya empleo- o invertir en infraestructuras -que siempre son necesarias-. Tres simples y efectivas recetas.

Sin embargo, los gobiernos de medio mundo se están dedicando a poner día tras día más y más millones -billones, mejor dicho- en las manos de los mismos banqueros que han provocado la debacle financiera porque “es necesario”, porque “no hay más remedio” y porque, en cualquier otro caso, estaríamos, prácticamente, ante el fin del mundo. Y nadie dice nada. Y no se convocan manifestaciones. Y todos asentimos como la manada de borregos que somos. ¿Dónde está la sociedad crítica que sale a la calle por asuntos mucho menores? ¿Por qué no se la reconoce?

Parecía que el Londres del ‘1984’ de Orwell quedaba muy lejos, pero poco a poco hemos ido cumpliendo los tres eslóganes del Partido. No hay duda de que, desde hace años, “la guerra es la paz” -y, si no, pregúntenle a cualquier estadounidense medio, a ver qué opina-. Más tiempo hace, quizás, que “la libertad -del primer mundo- es la esclavitud -del resto-“. Pues bien, desde ya cumplimos también el tercero: “la fuerza es la ignorancia”. Lo han conseguido.

07
Oct
08

Votar libre; votar en conciencia

No. Tranquilos que todavía no toca. Hasta las próximas europeas no vuelve a ser el turno de los ciudadanos. Me refiero al voto de los diputados, congresistas, senadores y demás miembros de las cámaras de representantes de medio mundo -el medio mundo que vive, o cree vivir, en democracia-.

Quien escribe estas líneas no es, precisamente, un fanático enfervorecido de los Estados Unidos de Norteamérica pero, sin embargo, hay ocasiones en las que siente una envida -sana envidia, faltaría más- de determinados comportamientos. Comportamientos más que democráticos, me atrevería a decir. La semana pasada asistimos, con la mayor normalidad del mundo, a una de esas votaciones en el Congreso norteamericano que merece la pena recordar. 94 de los 235 congresistas demócratas votaron en contra (a pesar del apoyo al  de su partido) del plan de Bush para hacer frente a las repetidas caídas de diversas entidades (más conocido como ‘plan contra la crisis’). En el caso de los republicanos, el comportamiento insurrecto llegó a 134 de los 198 representantes. Huelga decir que el  era también la postura oficial de los del elefante.

Aunque al final la mayoría haya acabado cediendo ante lo que supone, sin ningún género de duda, el fin de la era del capitalismo y el libre mercado -por lo menos tal y como lo conocemos hasta ahora-, esa muestra de voto en conciencia, de voto con los principios por delante merece ser aplaudida, ovacionada y, si se me permite, hasta loada y glorificada. Aunque hubiera supuesto la caída de la economía mundial hasta la zona más profunda del averno. Aunque hubiera supuesto eso, sí. Aunque lo hubiera supuesto.

¿Cuándo se ha visto algo parecido aquí en España? Si mal no recuerdo, una de las últimas veces -si no la última vez- que se rompió la disciplina de voto fue para apoyar, desde un escaño del PP, la modificación del Código Civil que permite los matrimonios de gays y lesbianas. Lo hizo Celia Villalobos y su sanción le costó. Pero lo hizo. Votó lo que su conciencia le mandaba y, se esté o no de acuerdo, merece todo el respeto del mundo.

Ahora parece que UPN, la franquicia del PP en Navarra, anda pensando en apoyar los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene. Y, claro, González Pons ya ha avisado de las terribles consecuencias que ello tendrá (¡madre de Dios! ¡¿Qué es eso de votar en conciencia?! ¡Ahhh!).

Lo que decía. Envidia. Sana y asquerosa envidia.


P.D.1: Voy a permitirme el lujo de recomendar, tanto por objetivos, fondo y forma, un periódico digital que me descubrieron la semana pasada: http://soitu.es

P.D.2: pido disculpas por haber tardado tanto en volver a escribir. Intentaré, en la medida de lo posible, mantenerme fiel a mi compromiso de escribir tres veces por semana. Si no es así, espero la complicidad y compresión del lector 😉

18
Sep
08

Papá Estado

El presidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales -y que realiza la labor opuesta a la de los sindicatos-), Gerardo Díaz Ferrán, realizó ayer una declaración absolutamente inverosímil. Sin temblarle el pulso ni vacilar un solo instante, afirmó que él cree “en la libertad de mercado, pero en la vida hay coyunturas excepcionales”. Y se despachó agusto con que “se puede hacer un paréntesis en la economía de libre mercado”. El presidente de los empresarios -¡de los empresarios!- quiere que se suspenda durante un tiempo el mercado libre.

Aparte de la soberana estupidez que supone la declaración -suspendemos el libre mercado ¿y qué? Es más, ¿cómo se hace eso de suspender el libre mercado? ¿Cómo hacemos que funcione un país que, hoy por hoy, no conoce otro modus operandi?-, seríamos muchos los españoles que saldríamos a la calle para decir, simple y llanamente, NO. Con mi dinero no. Resulta increíblemente curioso, a la par que aberrante, que la mitad de los liberales de este país se hayan transformado -o transmutado, o digievolucionado, no sé-, de la noche a la mañana, y supongo que inconscientemente, en comunistas de carné. Ahora sí. Cuando vienen mal dadas es papá estado el que tiene que aflojar la cartera, como cuando el hijo vivalavirgen se gasta la paga del mes en copas antes de acabar la primera semana. 

Señoras, señores, se acaba de crear una nueva ideología -y nosotros sin saberlo, velay-: los liberomunistas. Liberales los días pares, para poder exprimir a los curritos con intereses abusivos cuando EEUU no juega con el dinero, y comunistas los impares, para que el estado salve mi empresa y me permita un tiempo de relax hasta que pueda volver a las andadas.

Hay que ver, hay que ver, ¡hay que ver lo difícil que es ser empresario en este país! Carajo.

15
Sep
08

El gancho Palin

“Bible-believing Christian”  es la autodenominación de Sarah Palin en el terreno religioso. Algo así como ‘cristiana a su manera’. Cristiana y miembro destacado de la asociación nacional del rifle. Haber conseguido los títulos de “Miss Wasilla” (su ciudad natal), “Miss Alaska” y “Miss Simpatía” en Wasilla -seguramente bien merecidos- son algunos de sus mayores logros. En política, actúa principalmente pensado en el qué dirán sus retoños de ella -su razón para, por ejemplo, no legalizar la marihuana es su preocupación por el mesaje que les estaría dando a sus hijos  si lo hiciera-. No atribuye el cambio climático a “factores humanos” -pero no aclara su porqué-. Promotora de la creación de nuevas plantas petrolíferas hasta la extenuación incluso en el Refugio de Vida Salvaje en Alaska, decisión que no estuvo exenta de polémica. Antiabortista incluso en casos de violación o peligro para el feto o la madre. Firme militante contra los derechos de gays y lesbianas. Defensora a ultranza de que el creacionismo sustituya a la Teoría de la Evolución en las escuelas. Partidaria de entrar en guerra con Rusia si vuelve a invadir Georgia y esta ha entrado ya en la OTAN.

Ese es, a grandes rasgos, el perfil de la mujer que, si los norteamericanos no lo remedian, ocupará la vicepresidencia de la Casa Blanca los próximos cuatro años. Sarah Palin es la cabeza visible de lo que muchas mujeres llaman en los Estados Unidos el “nuevo feminismo”. Un (supuesto) feminismo que da la espalda a todos los logros conseguidos por miles de mujeres (y hombres) en las últimas décadas. Sus fervientes seguidoras le gritan: “¡eres como nosotras!”. ¿Su símbolo en los mítines? El pintalabios -sí, sí, pintalabios- que todas las fans sostienen a modo de mechero en canción pastelona. 
El gancho Palin no se ha criado en grandes universidades. No necesita hablar de utopías y mundos mejores. A Palin le sobran discursos: le está bastando ser ‘una más’ -pero en guapa-. Es, según dicen sus partidarias de ambos bandos, el fiel reflejo de lo que toda mujer ‘americana’ quiere ser. 
Y es ahora cuando, casi con lágrimas en los ojos, uno se pregunta cómo es posible que esto esté ocurriendo en pleno 2008. Cómo es posible que el futuro para muchos sea la vuelta atrás a finales de los setenta. Cómo puede ocurrir que el destino de este planeta vaya a estar en manos de gente así. Y, lo que es mucho (muchísimo) peor: cómo es posible que, teniendo una mentalidad radicalmente opuesta a la de Palin, a quien escribe este blog le encante esta mujer.
03
Jun
08

Israel, vídeos y manipulación

¿Quién ha dicho que Israel sea un país de mierda? ¿Quién lo ha dicho? Que levante la mano, por favor. En efecto. Los críticos con Israel no decimos que sea un país de mierda, ni mucho menos. Los críticos con Israel decimos que lleva años comportándose con los palestinos tal y como los nazis se comportaron con ellos.

Ordenemos ideas, que más de alguno ya se habrá perdido.

La Asociación Solidaridad España-Israel ha lanzado una campaña en la que, entre otras cosas, muestran a España en un vídeo como un país de maltratadores, de cocainómanos, de xenófobos y de agresivos. Cuando uno, bastante mosqueado, decide entrar en la web de la campaña, se encuentra con que es una forma de quejarse por el trato que, según ellos, la mayoría de los medios de comunicación españoles dan a su país. Nos dicen que, del mismo modo que a nosotros no nos gustaría que España fuera publicitada de ese modo, a ellos tampoco les gusta quedar como asesinos. En ese momento, comienzan a enumerar verdades sobre su país que, por otro lado, nadie discute.

Porque es cierto que en Israel están permitidas las uniones entre presonas del mismo sexo; es cierto que tiene el mayor porcentaje de mujeres árabes alfabetizadas de la región; es cierto que fueron el tercer país en tener a una mujer como primer ministro; es cierto que ha acogido y regularizado a miles de inmigrantes del África subsahariana; es cierto que es la única democracia de Oriente Medio. Sí. Todo eso es cierto y nadie duda de ello. Pero es que nadie está criticando a Israel en ese sentido. Esta asociación intenta echar balones fuera sobre el verdadero problema palestino-israelí con un vídeo populista.

Lo que en ese vídeo no se dice es lo que ya todos sabemos: que echaron de su tierra a los palestinos y encima los masacran. Porque también son deleznables los ataques de palestinos suicidas, sí, pero por cada muerto israelí caen alrededor de diez palestinos. Y tirando por lo bajo. Porque en esa guerra nunca ha existido igualdad de condiciones. Porque responden con cañonazos a los tiros con honda.

Lo que tampoco se dice en ese vídeo es que el lobby judío en Estados Unidos ha conseguido que la primera potencia mundial haya dedicado a Israel en 40 años una cantidad de dinero mayor que el triple de la ayuda anual aportada para África, Asia y el resto de América juntas. Y eso constituye una inmoralidad.

Lo que no se dice en ese vídeo es que las guerras estadounidenses en Oriente Medio no están alentadas por las compañías petroleras. ¿Qué ganan las petroleras del enfrentamiento con otros países de la OPEP como Arabia Saudí? No se dice que están alentadas por el lobby judío, que busca la hegemonía israelí en la región. Todo el lobby israelí estaba a favor de la Guerra de Irak. Y eso es más que una inmoralidad.

Porque en ese vídeo no se dice que los EEUU sacrifican su papel de mediador en conflictos en Oriente Próximo por los vetos a las resoluciones de Naciones Unidas contra la política israelí. ¿Y quién consigue eso? El lobby israelí. ¿Quién pierde? La comunidad internacional.

Porque Israel será un país fantástico para sus habitantes -no lo dudo-, pero demoledor para los que le rodean. Porque de nada sirve alardear de democracia cuando se bombardea día sí y día también al vecino sin importar si quienes caen son civiles inocentes (ya sean hombres, mujeres o niños, es igual). Porque no pueden promoverse iniciativas en memoria del Holocausto cuando se es responsable de una atrocidad idéntica. Porque ese vídeo tendría sentido si España hubiera echado a los portugueses de su país y, además, les bombardeara a diario.

Porque no. Porque a algunos no nos engaña un vídeo bonito que nada tiene que ver con el problema. Porque, algunos, los menos, queremos ver menos manipulación y más verdad. Aunque sólo sea por decencia.