Posts Tagged ‘la razón

19
Oct
08

Irreconocibles

Así estamos todos últimamente: irreconocibles. Y yo el primero. En la vida había abierto -ni mucho menos leído- los suplementos dominicales de economía de los periódicos -las páginas salmón, vamos- y ahora los devoro como si de blogs de extrema derecha se tratase -uno es así de masoquista-. Los líderes mundiales se reúnen varias veces por semana -¿cuánto cuesta cada reunión?-, EEUU quiere seguir el tipo de medidas contra la crisis que se han decidido aplicar en Europa y ‘La Razón’ defiende a capa y espada una decisión del Gobierno (la de inyectar esa recua de millones a los bancos). Lo dicho: irreconocibles.

Y, mientras tanto, los presuntos expertos en economía a escala mundial se contradicen. Los liberales -si es que todavía puede hablarse de su existencia- hablan de moderar el gasto público. Los socialdemócratas, de aumentarlo lo que haga falta. Y todos son expertos y aquí paz y después de gloria. Uno acaba por no entender nada; las cosas como son.

Ahora bien, quienes ponemos a las personas por delante del dinero sólo podemos asentir ante determinadas declaraciones. Dice hoy Paul Krugman -premio Nobel de Economía- en las páginas de El País que la mejor salida para la crisis es el aumento del gasto estatal. Sugiere “proporcionar prestaciones ampliadas a los desempleados” -lo cual ayudará a las familias poniendo dinero en sus bolsillos que, seguro, gastarán-, “proporcionar ayuda de emergencia a los gobiernos estatales [él habla sobre EEUU] y locales” -para que no tengan que recortar servicios públicos y no se destruya empleo- o invertir en infraestructuras -que siempre son necesarias-. Tres simples y efectivas recetas.

Sin embargo, los gobiernos de medio mundo se están dedicando a poner día tras día más y más millones -billones, mejor dicho- en las manos de los mismos banqueros que han provocado la debacle financiera porque “es necesario”, porque “no hay más remedio” y porque, en cualquier otro caso, estaríamos, prácticamente, ante el fin del mundo. Y nadie dice nada. Y no se convocan manifestaciones. Y todos asentimos como la manada de borregos que somos. ¿Dónde está la sociedad crítica que sale a la calle por asuntos mucho menores? ¿Por qué no se la reconoce?

Parecía que el Londres del ‘1984’ de Orwell quedaba muy lejos, pero poco a poco hemos ido cumpliendo los tres eslóganes del Partido. No hay duda de que, desde hace años, “la guerra es la paz” -y, si no, pregúntenle a cualquier estadounidense medio, a ver qué opina-. Más tiempo hace, quizás, que “la libertad -del primer mundo- es la esclavitud -del resto-“. Pues bien, desde ya cumplimos también el tercero: “la fuerza es la ignorancia”. Lo han conseguido.

09
May
08

Sicilia, capital Coslada

Ninguno pertenece a la Cosa Nostra, ni a la Camorra, ni a la ‘Ndrangheta pero 31 de los 159 policías locales de la localidad madrileña de Coslada han sido detenidos por prácticas casi, casi mafiosas. Entre ellos su oficial jefe, Ginés Jiménez. Las detenciones se han producido porque, al parecer, los agentes son sospechosos de cobrar comisiones a bares y a clubs de alterne, de estar relacionados con el tráfico de drogas, de extorsionar a prostitutas de otros países y de falsificar papeles y licencias de bares. Al parecer, el perfil de los detenidos es de jóvenes muy fieles a su jefe, de ahí que se autodenominaran ‘El Bloque’, nombre que algunos de ellos, según informa La Razón, incluso llevan tatuado.

Según la propietaria de un céntrico bar de Coslada, cuyas declaraciones recoge El País, algunos días no podía cerrar a la hora reglamentaria porque ellos estaban tomando algo. Si se le ocurría decir algo, se jugaba la retirada de la licencia de su bar.

Evidentemente, el escándalo no viene únicamente de la gravedad de los hechos cometidos -que también-, sino de que quienes los cometían eran, precisamente, los encargados de evitar que tales hechos tengan lugar. Como bien decía Ismael Serrano hace ya más de una década “ellos me protegen de ti. De ellos, ¿quién me va a proteger?”. ¿Qué puede hacer una ciudadanía acosada por las propias Fuerzas de Seguridad del Estado? ¿Qué nos queda si ya no podemos ni acudir a ellos cuando nuestros derechos y libertades se ven atacados? ¿Qué nos queda cuando son ellos los que nos atacan?

Además -las cosas como son- el Ayuntamiento socialista de la localidad no puede decir que no investigó porque no existían denuncias: Ginés Jiménez ya había sido denunciado 28 veces por brutalidad policial. ¿Por qué continuaba ostentando ese cargo? No es la primera vez que se destapan casos parecidos, aunque de menor intensidad, y huelga decir, por supuesto, que son una minoría, pero no por ello dejan de tener una gravedad extrema. La investigación debe ser exhaustiva, tirando de la manta hasta que caigan desde el último mono hasta el cargo de mayor responsabilidad. Uno no sabe de dónde pueden venir las peores sorpresas.

No puede existir ningún tipo de tolerancia con la corrupción, pero mucho menos con la policial. A no ser que queramos que Coslada sea la próxima capital siciliana.