Posts Tagged ‘occidente

19
Oct
08

Irreconocibles

Así estamos todos últimamente: irreconocibles. Y yo el primero. En la vida había abierto -ni mucho menos leído- los suplementos dominicales de economía de los periódicos -las páginas salmón, vamos- y ahora los devoro como si de blogs de extrema derecha se tratase -uno es así de masoquista-. Los líderes mundiales se reúnen varias veces por semana -¿cuánto cuesta cada reunión?-, EEUU quiere seguir el tipo de medidas contra la crisis que se han decidido aplicar en Europa y ‘La Razón’ defiende a capa y espada una decisión del Gobierno (la de inyectar esa recua de millones a los bancos). Lo dicho: irreconocibles.

Y, mientras tanto, los presuntos expertos en economía a escala mundial se contradicen. Los liberales -si es que todavía puede hablarse de su existencia- hablan de moderar el gasto público. Los socialdemócratas, de aumentarlo lo que haga falta. Y todos son expertos y aquí paz y después de gloria. Uno acaba por no entender nada; las cosas como son.

Ahora bien, quienes ponemos a las personas por delante del dinero sólo podemos asentir ante determinadas declaraciones. Dice hoy Paul Krugman -premio Nobel de Economía- en las páginas de El País que la mejor salida para la crisis es el aumento del gasto estatal. Sugiere “proporcionar prestaciones ampliadas a los desempleados” -lo cual ayudará a las familias poniendo dinero en sus bolsillos que, seguro, gastarán-, “proporcionar ayuda de emergencia a los gobiernos estatales [él habla sobre EEUU] y locales” -para que no tengan que recortar servicios públicos y no se destruya empleo- o invertir en infraestructuras -que siempre son necesarias-. Tres simples y efectivas recetas.

Sin embargo, los gobiernos de medio mundo se están dedicando a poner día tras día más y más millones -billones, mejor dicho- en las manos de los mismos banqueros que han provocado la debacle financiera porque “es necesario”, porque “no hay más remedio” y porque, en cualquier otro caso, estaríamos, prácticamente, ante el fin del mundo. Y nadie dice nada. Y no se convocan manifestaciones. Y todos asentimos como la manada de borregos que somos. ¿Dónde está la sociedad crítica que sale a la calle por asuntos mucho menores? ¿Por qué no se la reconoce?

Parecía que el Londres del ‘1984’ de Orwell quedaba muy lejos, pero poco a poco hemos ido cumpliendo los tres eslóganes del Partido. No hay duda de que, desde hace años, “la guerra es la paz” -y, si no, pregúntenle a cualquier estadounidense medio, a ver qué opina-. Más tiempo hace, quizás, que “la libertad -del primer mundo- es la esclavitud -del resto-“. Pues bien, desde ya cumplimos también el tercero: “la fuerza es la ignorancia”. Lo han conseguido.

26
Jun
08

Contrastes en el Congreso

Ayer la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, defendió en la inauguración de una jornadas parlamentarias sobre el papel de la mujer en la Alianza de Civilizaciones algo fundamental. Sí, sí. Aunque parezca extraño no habló sobre bibliotecas sólo para mujeres con libros sólo de mujeres que sólo puedan sacar con su carnet de miembras. Ayer se puso seria y denunció la absoluta discriminación y el completo desprecio de la cultura musulmana por la mujer. Decía Bibiana, cargada de razón, que “no tienen por qué ser protegidas” prácticas culturales que vulneren los derechos humanos. A lo que yo añadiría: ni respetadas. Ni protegidas ni respetadas. Mis razones ya las dejé claras en un artículo de noviembre pasado y no quiero repetirme. Minipunto para la ministra.

Ahora bien, ¿quién escribe las notas que lee Aído ante los medios? A ver, ¿quién? ¿O es que, acaso -y visto lo visto-, todavía le dejan improvisar? Ayer, siguiendo la tradición, inventó un nuevo palabro aunque la línea varió un poquito, toda hay que decirlo. Habló de culturas ‘inferiorizadas’, cuando lo lógico, según su razonamiento, hubiera sido hablar de culturas ‘inferioras’, pero bueno. Se ruega, por segunda vez y por favor, que los asesores de la ministra la insten a dejar de inventarse palabras.

Sin salir del Congreso, seguiremos la crítica por una medida buena y por una medida estúpida. La buena, que la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca aprobó una proposición no de Ley de CiU para retirar, en el plazo de tres años, todas las bombillas incandescentes. Este tipo de bombillas desprenden el 90% de la energía que utilizan en forma de calor -no en forma de luz-, y el ahorro supondrá la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en 6,5 toneladas anuales. Bravo.

La estúpida, el apoyo de la Cámara Baja al proyecto Gran Simio. Los orangutanes y demás seres goriláceos -y encima sin saberlo, los pobres- tendrán reconocidos derechos hasta ahora exclusivamente humanos. Es curioso que nosotros, los homo sapiens sapiens, tengamos reconocidos derechos a la par que deberes y la élite simiesca sólo tenga derechos. Quiero creer que esto se hace porque la Ley de Protección Animal no los amparaba. ¿O sí? Me pregunto si, a partir de ahora, si un bonobo mata a un chimpancé pagará su pena en prisión. Desde luego, habrá que sacarlos a todos de los zoos, valwos, y faunias y dejar que campen a sus anchas por las ciudades y pueblos de España. ¡Qué indignidad estar dentro de jaulas donde los niños humanos van a darte de comer! Pero también, digo yo, deberán cotizar a la Seguridad Social. Lo que podría haber sido una mera anécdota llevada al Congreso por grupos ecologistas, y apoyada por nacionalistas, se ha convertido en una tomadura de pelo en cuanto el Partido Socialista reveló su voto positivo.

Ay, los nacionalistas… los mismos que, preguntados por el resultado que esperaban en la Eurocopa soltaron perlas como “no puedo apoyar a Euskadi, así que entre las cuatro selecciones que quedan, yo me quedo con Rusia” (Íñigo Urkullu) o “ya he dicho abiertamente que prefiero que gane la Eurocopa Turquía” (Joan Puigcercós). Pues ya lo siento, Joan, pero va a ser que no. Y luego dicen que somos nosotros los que desprendemos odio hacia sus regiones… y lo que te rondaré, morena.