Posts Tagged ‘pruebas médicas

09
Jun
08

Los límites de la paternidad

Cuando una pareja -de la condición que sea- decide comenzar un proceso de adopción, sabe que el número de obstáculos que tiene que sortear es abrumador.

Comenzará con un estudio socioeconómico que analizará el grado de integración familiar, las condiciones económicas, la vivienda -si la hay, claro- y hasta la higiene.

Luego, se les realizarán todo tipo de pruebas psicológicas sobre, por ejemplo, antecedentes conyugales, causas de infertilidad (si las hay), tipos de relaciones sexuales o creencias religiosas. 

Seguirá la valoración médica, que tendrá en cuenta antecedentes personales patológicos, antecedentes familiares y un sinfín de pruebas de dudosa relación con la causa.

Una vez se hayan superado estos pequeñísimos impedimentos -y sólo en caso de superarse, claro-, podrá empezar todo el papeleo, los años de espera y los viajes al lugar de origen de la criatura.

Bien. Amy Winehouse y su novio están, literalmente, “deseperados por tener familia”. Ella puede que sea, sin duda, la mejor cantante de soul del momento. Sin embargo, tiene problemas de adicción al alcohol y a las drogas, padece anorexia nerviosa y, en sus propias palabras -porque ella misma ha dicho que es la realidad-, “They tried to make me go to rehab, I said no, no, no”. Su marido, Blake Fielder, ha confesado varios intentos de suicidio mientras estaba en prisión.

¿Por qué tantas pruebas insuperables a quienes quieren adoptar y no se impide a gente como Winehouse que pueda tener descendencia?

03
Jun
08

Más difícil que barrer escaleras arriba

Así está resultando el acceso de algunas personas a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Gente con “voz atiplada” (lo que viene siendo voz de pito de toda la vida), psoriasis, tartamudez, enfermedades de transmisión sexual, una cicatriz, una deformidad estética o diabetes son impedimentos para acceder sin problemas. 

Lo de las ETS uno hasta podría entenderlo, por aquello a lo que se dedicaban las glorias de Coslada… ejem… pero lo demás… Bromas aparte, tampoco están los cuerpos como para ponerse exquisitos con la gente que quiera entrar… en fin.

Lo cuentan hoy Ana Pantaleoni y Jesús García en un reportaje en El País.